NoticiasReflexionesVivencias

 

La transformación digital lleva tiempo entre nosotros y conceptualmente hace referencia a todos los cambios que se van a producir tanto en las empresas como en la economía para adaptarse y obtener beneficios haciendo uso de nuevas tecnologías.

 

En Internet la distancia entre un usuario y otro usuario o empresa es un clic. En el mundo digital la ubicación física es mucho menos importante que la presencia virtual, que se consigue participando en conversaciones, produciendo contenidos, y en general siendo “relevante.”  

 

Existió un tiempo en que la gente que nos vendía sabía nuestro nombre. Tras esa etapa, nos volvimos consumidores anónimos, y las empresas competían entre ellas para generar más interacciones con personas anónimas. Hoy en día la tendencia es la de volver a recordar de nuestros nombres.

 

Internet nos permite formar relaciones en escala. Como el coste de comunicar ha bajado, podemos tener relaciones con miles de usuarios y establecer así de manera fácil nuestra Marca Personal enfocada a posicionarnos como expertos en nuestro campo.

 

Internet esta formada por múltiples servicios. Las páginas e información a la que se accede utilizando un buscador como Google siempre se encuentran en la zona “visible“. Esta capa de Internet sólo ocupa entre el 4 y el 10% del total de la red. La información que existe en la Deep Web es accesible de forma pública, aunque hará falta una manera especial de acceder a ella.

 

El número de páginas disponibles para buscar en Internet es ilimitado, con una palabra clave que puede llevar a millones de páginas. Sin embargo, esas páginas son sólo páginas visibles, y existen muchas más que están más allá del alcance de los motores de búsqueda habituales. Estas son las páginas invisibles, la red Darknet, Deepnet, Deep Web, Invisible Web, o Internet oculta.

 

Haciendo un uso eficaz de la búsqueda avanzada de Google, utilizando Metabuscadores y extensiones de los buscadores, se puede obtener muchísima información, de nuevos potenciales clientes, posibles candidatos para un proceso de reclutamiento, etc.

Después de haber obtenido la información y para no caer en una “intoxicación” debida al exceso de información, es fundamental establecer estrategias de gestión de esa información.  Mediante el filtrado de los contenidos, datos e informaciones de forma automatizada y sistematizada.

 

Las Redes Sociales y Profesionales nos permite forma parte de grupos, comunidades y organizaciones vinculados unos a otros a través de relaciones de tipo social o profesional. De esta manera tenemos alcance de nuestras manos un fantástico canal para realizar un abordaje no invasivo.

 

Por eso, las redes sociales se vuelven un escenario ideal para encontrar, conectar, comprender y nutrir a los posibles compradores. Sobre todo, lo que resulta más importante es desarrollar relaciones significativas con los clientes potenciales, para lograr estar en su mente y ser el primer punto de contacto cuando él esté listo para comprar.

 

En Fides somos referentes en formación para la búsqueda y gestión de clientes y no clientes. Además, conscientes del increible potencial que nos ofrece hoy en día internet, hemos desarrollado programas específicos en este ámbito.

 

Cómo dice Chris Hardwick:

Ya no estamos en la era de la información. Estamos en la era de la gestión de la información